lunes, 5 de marzo de 2012

4 - Discoteca


Hice el trabajo que me había mandado el profesor, se lo tenía que entregar la semana siguiente. No quería deberle nada y aún no podía aclarar del todo mis sentimientos. Lo veía todos los días pero evitaba quedarme a solas con él todo lo posible. Mateo había empezado a salir con la zorra de Sofía y yo estaba siempre acompañada por los chicos. Un viernes decidimos salir para relajarnos los cuatro, así que nos pusimos la ropa de fiesta y fuimos a la discoteca más cercana.


Era una discoteca nueva, la habían abierto hace unas cuantas semanas y tenía mucha gente. Decidí que era hora de pasármelo bien así que pedí unos chupitos de tequila para nosotros. Bebí lo suficiente para tener esa “chispa de felicidad” y comencé a bailar con mis chicos rodeándome. Siempre había sido así con ellos, bailábamos juntos y luego si alguien encontraba pareja nos separábamos y nos encontrábamos en casa. Ahora me tocaba con Nico, estábamos bailando una canción sensualmente debido al alcohol que habíamos ingerido. Alguien se acercó a mi, era Mateo.
-¿Qué estas haciendo con este?- dijo mirando a Nico con desagrado.
-Bailar. ¿O es qué no ves?- dije realmente cansada de su ineptitud.
-¡Y una mierda!, ¡te estabas restregando contra él como una gata en celo!- me cogió por la muñeca y me sacó de la pista de baile. Vi como los chicos iban detrás mío pero simplemente les hice una seña con la cabeza. No era necesario. Simplemente lo solucionaría yo, ya era hora de tomar las riendas de la situación.
-¡Para!- le dije firmemente.
-¡Está bien!- dijo frustrado.
-¿Qué es lo que pasa?- pregunté.
-Yo... No soporto verte con otro. No sabes cuánto me arrepiento de no haber luchado por ti. Sabes que te amo, eres el amor de mi vida, lo nuestro es especial- dijo suplicante.
-Tienes una extraña forma de demostrar tu amor-dije enfadada.
-Lo sé. Fue un error. ¿Podrás perdonarme?-preguntó implorando. Supongo que ya estaba perdonado al fin y al cabo ya no me importaba. Era un gilipollas más.
-Te perdono- dije. Ya todo daba igual, no iba a volver con él jamás.
-Oh, mi vida, mi amor, mi sol...-decía.
-Eso no quiere decir que vuelva contigo-dije con convicción.
-Me amas- susurró a pocos centímetros de mis labios.
Intenté separarlo de mí pero no era capaz, había tomado demasiado alcohol. Sentí sus labios en los míos, furiosos, desesperados, implorantes, pero yo lo único que podía hacer era intentar alejarlo de mí. De repente me dejó de besar. Abrí los ojos llorosos hacia donde debería estar él pero solo pude ver una pelea. Jorge lo tenía sujeto de la camisa y lo zarandeaba como un muñeco de un lado a otro. ¿Qué hacía aquí mi profesor? Mis amigos llegaron corriendo hacia mi y vieron la escena que se desarrollaba delante de todos. Mi profesor estaba gritándole a Mateo. Mateo le propinó un puñetazo a Jorge y este cayó al suelo. Mateo no cesaba de golpearlo. Mis amigos fueron a ayudar al profesor y, entre los tres, lograron reducir a Mateo y darle la paliza que tanto ansiaban darle desde el día que me engañó. Fui corriendo a socorrer a Jorge.
-Jorge. ¿Estás bien?- pregunté asustada.
-Si- dijo suavemente tocándose el abdomen- Creo que estoy un poco viejo...
-De eso nada. Es un bruto. Mis amigos son tres y les está costando retenerlo-dije con una sonrisa temblorosa.
-¿Estás bien?-me preguntó él en cambio.
-Si- dije.
-Siento haberme metido donde no me llaman- dijo él inexpresivo.
-No sabes cuánto te agradezco que lo hicieras-confesé.
-Silvi- dijo Tom-¿Estás bien?
-¿Quieres que lo dejemos inválido?-preguntó Dani en cambio.
-Quizás prefieres pegarle tú... Nosotros lo agarraremos – dijo Nico furioso.
-Estoy bien. Nada de invalidez. No pienso pegar a nadie. Estáis locos- dije respondiendo las preguntas y sonriendo levemente.
-Te queremos-dijeron los tres al mismo tiempo.
-No yo más- dijo Tom.
-Olvidadlo chicos, ella es mía- dijo Nico.
-De eso nada, ¡es mi chica de repuesto! Yo te quiero más. No les hagas caso-dijo Dani abrazándome.
Consiguieron que me echase a reír de lo absurdo de la situación. Me fueron pasando de uno en uno hasta que los abracé a todos y nos fundimos en un abrazo de hermandad.
-Esto...- comenzó Jorge a nuestras espaldas.
-A ti también te queremos- dijo Tom.
-Por supuesto, has salvado a nuestra hermosa compañera- dijo Dani.
-Creo que necesitas que te curemos esa herida en la cara. Vamos a nuestra casa-dijo Nico, sin dejar lugar a réplicas. Dado que ya había comenzado a andar hacia el exterior de la discoteca.
-Vamos- susurré a Jorge que se había quedado parado, lo cogí de la mano y lo arrastré hasta nuestra casa.

5 comentarios:

  1. Ha sido interesante ver las reacciones de los personajes, pero ¿cómo consigue Jorge estar siempre donde está Silvia? Un poco inquietante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Galena!! Esa es una buena pregunta!! jaja, me encanta ver como te fijas, eh??? Teorías???
      Besitos, quizás en la próxima entrega se desvelen secretos o será casualidad?

      Eliminar
  2. Estaré esperando, mientras no me digas que Jorge es un vampiro mitad demonio que en la otra vida fue un acosador, me daré por satisfecha.

    PD. Espero no haberte estropeado ninguna idea que tuvieras para la siguiente parte ^^

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, no te preocupes, si eso me das ideas, pero quizás un poco excesivo de momento... Quizás Silvia es un demonio, Jorge es un vampiro y tienen un hijo medio vampi-demo nacido de un padre acosador, eso quizás sería más mío, pero es demasiado hasta para mi!!
      Besos!

      Eliminar
  3. K corto se me hizo este capi!, k bueno lo d la pelea... y ahora se llevan al profe a casa.. k interesante!

    X cierto, este profe mas k un docente parece un espia o un acosador, jajaja

    A leer mas voy! ^.^

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.

Susana Barreiro. Con la tecnología de Blogger.

Blog protegido

myfreecopyright.com registered & protected
Protected by Copyscape Web Plagiarism Detector
Licencia Creative Commons
MARCADA por SUSANA BARREIRO GONSALVE se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en http://milirio.blogspot.com/ Licencia de Creative Commons
Aprendiendo a amar by SUSANA BARREIRO GONSALVE is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://milirio.blogspot.com/